Cuando deberias cambiar los frenos

En un coche los frenos deben estar en buen estado si buscas que tu vehículo pueda detenerse de forma correcta y evitar accidentes. A la hora de cambiar pastillas de freno, lo mejor será visitar el taller mecánico de Aurgi, porque allí encontrarás todo lo que necesitas en un solo lugar y al mejor precio.

Sin embargo, será fundamental que cambies los frenos siempre que sea necesario para que tu vehículo pueda conseguir el máximo rendimiento posible. Para saber cuándo cambiar los frenos te recomiendo que sigas leyendo atentamente este post.

Momentos para hacer el cambio de los frenos

Existen algunos indicadores que te permitirán determinar si tu sistema de frenos necesita de un cambio. Los principales puntos a tener en cuenta serán los siguientes:

Kilometraje

Es un indicador básico, porque los frenos suelen tener una duración variable, la cual tiene mucho que ver con tu forma de conducir. En todo caso, los frenos pueden tener una durabilidad de hasta 60.000 kilómetros o de 120.000 kilómetros si se trata del tren trasero.

Pero, dependiendo del uso que le des a tu coche y de la cantidad de veces que frenes, este es un límite que puede variar. Por esto, es aconsejable llevar el coche cada 20.000 kilómetros para saber cuándo es mejor hacer este cambio.

Distancia de frenado y ruidos

La distancia de frenado debe ser lo más ajustada posible, en especial porque así no tendrás accidentes con otros coches. Si la distancia de frenado es demasiado larga esto podría causar muchos accidentes, por lo cual las pastillas de freno deben estar en buen estado.

En caso de que tu sistema de frenos comience a hacer ruidos cada vez que presionas el pedal del freno, esto indicará fricción entre el metal. Esto se debe a que las pastillas tienen menos de 3mm de goma de frenado, por lo que debes cambiarlos de inmediato.

Goma de frenado

Es fundamental que la goma de frenado esté en buen estado para que las pastillas de freno puedan cumplir con su objetivo. Por este motivo, debes asegurarte de que tendrás por lo menos un 30% de goma de frenado en tu vehículo para evitar la fricción entre metales.

Nunca debes dejar bajar la goma de frenado por debajo de los 3mm, porque podrías terminar rompiendo el disco y el pistón del freno. Esto conllevará a que para el cambio tengas que invertir una gran cantidad de dinero y por este motivo no es aconsejable en absoluto.